¡Cinco Tips del arquitecto-freelance para no morir en el intento!

Arq. Niobe R. Soto Leonor

Si alguna vez han vivido experiencias “incomodas” como freelance, seguramente lo habrás conversado con amistades o familiares y entre risas y tristeza te habrán dado múltiples consejos o habrás aconsejado a tus seres queridos al respecto. Recientemente me ha pasado eso y conversado nuestras experiencias pasadas se me ha ocurrido hablarles sobre el trabajo independiente o freelance y uno que otro consejo que he acumulado con mis amistades y colegas.

Estudias, aprendes, practicas, fallas, aprendes más, mejoras, te gradúas, vas fuera del nido universitario y trabajas inmediatamente de forma independiente o quizás trabajas para una empresa o dentro de tus capacidades quizás llevas ambas opciones en pie. En este proceso de crecimiento laboral, te das cuenta que inclusive en la más bella de las profesiones, si no tienes algunos tips claros, quizás el freelance no es la mejor opción para ti.

Si te encuentras en esta posición, aquí te tengo algunos consejos que algunos colegas y yo hemos acumulado con el pasar del tiempo:

Tip número 1: ¡Capacítate! Es cierto que eres un gran profesional; te esmeras en tu trabajo, siempre estás al día de que pasa en tu país y el mundo e inclusive puede que seas un excelente autodidacta. La realidad es que hay algunos consejos que no llegan gratuitamente y solo se pueden aprender en un aula de clases. Con esto no espero que me malinterpreten. No digo que no puedan llegar a grandes cosas, por el contrario hay muchas personas que lo han logrado sin tener que pasar nuevamente por un aula de clases, pero no les recomiendo que desaprovechen los recursos que las aulas físicas o virtuales les pueden aportar. Algunos consejos solo llegan a la mano si son pagados, algunas experiencias solo se comparten dentro de las aulas de clases cuando el profesor obtiene un beneficio económico al compartir sus años de experiencia y estudio. Esto puede ser en el extranjero, como puede ser virtualmente o en la República Dominicana, en lugares como las universidades clásicas o centros de estudios especializados como es Altos de Chavón. Las nuevas tecnologías o técnicas llegan no fácilmente al mundo laboral donde por observación y práctica podemos aprenderlas y utilizarlas efectivamente, por eso aconsejo que nunca se desvinculen totalmente del hábito de estudio.

Tip número 2: ¡Enfócate en aprender 1 o 2 programas de diseño y “renderizado”! En relación con el consejo anterior, debo de hacer un especial paréntesis en este punto y por ende lo pongo como una segunda recomendación a pesar de estar relacionado con el primero. Actualmente al arquitecto se le exige tener múltiples conocimientos informáticos que han simplificado en un sentido la presentación y desarrollo gráfico de los proyectos que laboramos, a los fines de cumplir con lo demandado por los clientes. En este sentido, es de suma importancia aprender al menos uno o dos programas que te permitan diseñar indistintamente el formato que utilice tu contratante, es decir Autocad, Revit, Archicad, Vectorworks, etc. Esto es así, de modo que si uno no funciona bajo las especificaciones contratadas, tendrás los conocimientos para poder trabajar en otro o es probable que lo que realices no sea tan complejo que puedas usar Autocad o que necesites varias perspectivas y requieras de un software como Revit o Vectorworks, además de que esto te ayudara a poder ampliar tu cartera de clientes.

Tip número 3: ¡El que mucho abarca poco aprieta! Con los consejos que te dí anteriormente, no quiero decirte que debes transformarte en la wonder woman o el superman de la arquitectura, es decir, ¡puedes no saber hacer todo! Para esto existen las alianzas o las colaboraciones, para eso existen múltiples profesiones y especializaciones dentro de esas profesiones, en las que se incluye la arquitectura con sus ramas. Dicho esto, es bueno tener conocimiento de por qué necesitas a estos colegas especialistas o distintos profesionales, debes entender los conceptos básicos de porque trabajas con ellos, debes de saber en qué consiste su trabajo y en relación al tuyo si se ajusta a tus necesidades. La realidad es que este es un tema muy delicado donde se tiene que manejar el respeto y se debe tener en cuenta que la persona con la que vayas a asociarte debe tener el mismo grado de interés y responsabilidad.

Tip número 4: ¡Reglas claras, juego de amigos! Establece con tus clientes límites claros y define los términos y condiciones del contrato, pues que no esté por escrito, no implica que no tengas un contrato verbal y aunque te recomiendo siempre poner todo por escrito, debes entender el concepto de que existe un contrato desde que ambas partes se ponen de acuerdo en el precio y el objeto contratado. No es necesario que seas una gran empresa de arquitectura para que pongas claras las reglas del juego, tiempos de entrega, condiciones de pago, penalidades, etc. Esto permitirá tener una mejor comunicación con tu cliente y evitará confusiones que a la larga signifiquen pérdida de tiempo y dinero para ti o para el cliente. En este sentido:

  1. El Arq. Daniel Febriel nos dice que no solo aplica un contrato en el que se estipule todo lo antes mencionado sino que también considera que hacer un cronograma de trabajo en donde explica los días de labor, reuniones y fechas aproximadas de entregas, revisiones y modificaciones es más que prudente.
  2. La Arq. Rosalía A. Ortiz considera muy relevante establecer límites en las sesiones de diseño. No es solo poner las cosas en el contrato, pues se dan circunstancias en las que el cliente es muy cambiante, inclusive cada vez que ve algo en instagram, pinterest o tiene alguna conversación con sus amigos y está dispuesto a asumir los costos de estos cambios, pero es muy importante comprender que el tiempo es oro y todos los extremos son malos.
  3. La Arq. Marielle Arzeno entiende que los plazos no siempre serán como nosotras deseemos y se nos dará todo el tiempo para que hagamos nuestra “magia arquitectónica” y realicemos todo sin inconveniente alguno. En ciertas circunstancias, más seguidas de lo que deseamos, nos exigirán que nos pongamos nuestras vestiduras de súper heroínas o súper héroes para que en tiempos milagrosos utilicemos nuestra “magia” y realicemos lo impensable, por lo que esto, según mi querida Marielle, así como se paga un servicio premium, se debe incluir en el costo.
  4. Otros colegas me han externado que “no empieces a trabajar sin al menos un 40% o 60% del costo del proyecto en mano”. La realidad es que no todo el mundo es tan noble en esto días como nos cuentan las historias de la heráldica y finalmente no realizamos nuestro arte por amor al mismo, por ende se debe solicitar el monto mencionado antes de iniciar y el restante con la entrega de lo acordado.

Tip número 5: ¡baby steps! No te ofusques con grandes proyectos para los que quizás no tienes la capacidad técnica o presupuestaria para soportar o promesas de lo que será que quizás nunca llegue a suceder. Primero preocúpate por cada paso quedas en la carrera, no es que tan rápido llegues si no que tan bien llegues a la meta. Ten en cuenta que cada pequeño baño y stand puede ser el primer paso de los 1500 que te llevará a diseñar el próximo museo o el próximo complejo turístico con inversión nacional y extranjera. Además, es mejor tener controlado un proyecto pequeño, pero que sabes que vas a cumplir en el tiempo y la forma estipulada y que vas a recibir una ganancia racional en compensación a tu trabajo, que tener tres proyectos y que de estos salgas perdiendo tiempo, dinero y credibilidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: